Cómo protegernos en verano

647 0

Ya está aquí el verano y con él ¡ha llegado Lorenzo!, algunos le echabais de menos otros no queríais verlo pero es un hecho que ya está aquí, y calienta ¡vaya si calienta! Por eso es importante que estés protegido y protejas a los tuyos porque el calor puede llegar a ocasionar graves enfermedades, desde desmayos hasta quemaduras de primer y segundo grado por el sol.

Es importante que tengas en cuenta varias cosas a la hora de tomar medidas protectoras frente al calor este verano para ti y los tuyos, y es que hay personas que tienen un mayor riesgo frente a otras, es decir, los niños y mayores suelen estar más expuestos a los efectos del calor.

  • Los niños no son conscientes del peligro que corren al estar en la piscina a las 3 de la tarde o de no usar crema protectora cuando juegan en el parque, es por ello que debemos de tener un especial cuidado ya que como niños que son, todavía no saben cuidarse solos.
    • Ofréceles agua constantemente, a veces están tan entretenidos con sus labores de juego que no son consciente de la falta de agua que tiene su cuerpo y debemos recordárselo.
    • Haz que se acostumbren a llevar gorra cuando salgan a la calle y a echarse crema protectora solar cada 2-3 horas.
    • No dejes que salgan a la calle en horas de mayor riesgo, las cuales están comprendidas entre las 12:00 horas y las 16:00 horas.
    • Procura que se vistan con ropas claras y frescas, preferiblemente de tejidos naturales.
    • Y en la piscina…
      • Es muy importante la utilización de protección solar alto resistente al agua. Aún así no está de más repasar el cuerpo con la crema después de cada baño ya que por muy resistente al agua que esta sea siempre pierde eficacia.
      • Procura que los niños estén siempre a la sombra y jueguen en zonas que no hayan estado expuestas al sol durante todo el día ya que el suelo puede abrasarles al jugar.
      • No olvides recordarles que tienen que ducharse antes de entrar a la piscina. Muchas personas se piensan que los cortes de digestión son ocasionados por el contacto directo con el agua y esto no es así. Un corte de digestión es provocado por el cambio repentino de temperatura que sufre el cuerpo, de manera que si has estado expuesto al sol y de golpe entras en la piscina puede que tu cuerpo no sea capaz de procesar adecuadamente el cambio de temperatura y caigas enfermo.
  • Los mayores, adultos con historias que contar, toda la vida han sido conscientes de los peligros a los que se exponen en las épocas de calor y han sido preventivos en el asunto, pero hay que reconocer que uno ya no es un chaval y el cuerpo eso lo sabe, de manera que si un joven de 30-40 años es capaz de soportar una tarde en el río expuesto al sol, un cuerpo ya curtido puede no ser capaz de tolerar tanto calor.
    • Procura ofrecerles agua aunque no la pidan o crean que no la necesitan ya que hay medicaciones que entorpecen la sensación de calor dándoles a entender que están bien hidratados cuando no es así.
    • Mídeles constantemente la tensión ya que con los cambios de temperatura esta cambia debiendo en muchas ocasiones que regularles la medicación.
    • Protege su cabeza del sol con la ayuda de un sombrero, da igual la hora del día en la que se encuentren, la cabeza es una de las zonas menos protegidas y más peligrosas cuando nos exponemos al sol y hay que evitar sobrecalentamientos.
  • ¿Y tú?, tú, que eres una persona joven, adulta y sensata:
    • No te olvides de hidratarte constantemente.
    • Procura hacer comidas frescas como ensaladas, macedonias, etc.
    • Recuerda aplicarte la crema protectora cada media hora (sabemos que no lo harás, pero es nuestra obligación recordartelo ya que tu cuidas de todos los demás).
    • No abuses del aire acondicionado y regulalo a una temperatura de entre 24 y 26º.
    • Mantén las persianas a media-baja altura en las horas de más calor para evitar que se caliente toda la casa.
    • Procura realizar las tareas de hogar que conlleven la utilización de electrodomésticos a primera hora o a última para evitar que la humedad se junte con el calor del día.
    • Y sobre todo… Deja que otros te cuiden.

Y cómo no, vamos a daros unos consejos de como proteger a vuestras mascotas, porque ellos también son parte de la familia y por ello tienen toda nuestra atención:

  • No les dejes encerrados en el coche. Si es verdad que mucha gente deja las ventanillas bajadas para evitar que el animal sufra un golpe de calor con la intención de volver rápido al vehículo. Pues si lo haces que no se te olvide que tienes que volver rápido y no te puedes entretener (te encuentres a quien te encuentres que nos conocemos todos).
  • Tampoco les dejes en la calle atados a una farola expuestos al sol.
  • Procura proteger sus patitas del calor del suelo procurando sacarles por zonas de tierra y hierba, a ser posible cerca de ríos o fuentes.
  • No te olvides de darles agua constantemente. En casa tenles el cuenco siempre lleno de agua fresca, y en la calle recuerda llevarle su cuenco transportable y suministrarles agua (fuente, botella en la mochila…) frecuentemente.
  • Controlar los jadeos ya que cuando tienen muchos es síntoma de golpe de calor y no estaría de más mojarlos con agua del tiempo para refrescarlos o incluso bañarlos. Si ves que refrescando a tu mascota esta no cesa en sus jadeos acude a tu veterinario ya que puede tratarse de una importante falta de hidratación.

Hasta aquí nuestro artículo, esperamos que estos consejos os sirvan y seáis capaces de aplicarlos durante todo el verano y no solo durante el primer mes.

– Equipo Piknus –

 

Deja un comentario