La importancia de la buena comunicación

802 0

La comunicación.

Es un hecho que todo ser humano realiza. Es algo innato que no podemos controlar. Hasta aquel que no quiere comunicarse se comunica consigo mismo.

Nos comunicamos todos, todos los días. Por ello desde Piknus queremos informaros de los tipos de comunicación, y la importancia de de ejercer de manera correcta cada uno de ellos. Además de algunos consejos para comunicarnos y expresarnos de una manera más gratificante y fluida.

Según la página “psicología y menteexisten 28 tipos de comunicación clasificadas en grupos tipo-lógicos. Aquí os hacemos un breve resumen sobre los que vamos a hablar:

La primera y más importante clasificación, ya que de esta derivan todas las demás es:

  • Comunicación verbal
  • Comunicación no verbal

Estas pueden desglosarse de manera que dentro de la comunicación verbal, que es aquella en la que se utilizan palabras, encontramos de tipo oral y de tipo escrito. Más adelante hablaremos de la importancia de cada tipo de comunicación verbal y cómo expresarnos para que esta no dé lugar a error.

Podemos clasificar la comunicación también por su número de participantes.

  • Comunicación individual: donde interactúan dos participantes.
  • Comunicación colectiva: donde son participes más de tres personas
  • Comunicación intrapersonal: donde una persona se comunica consigo misma.
  • Hay más tipos de comunicación según los participantes, aunque nosotros solo nombremos estos tres.

Otro tipo de clasificación que encontramos es según el canal sensorial, hay tantos como sentidos tiene el ser humano (basándonos en los 5 sentidos de toda la vida), pero nosotros nos centraremos en los más usuales a la hora de comunicarnos que son la comunicación visual y la auditiva.

Existen otros tipos de canales o clasificaciones a la comunicación, si te gusta el tema no dudes en informarte de ellos al finalizar el artículo.

COMUNICACIÓN VERBAL

Se trata el uso de palabras para expresar deseos, opiniones, y mantener conversaciones con terceros. El uso correcto de la lengua utilizada es algo muy importante a la hora de usar este tipo de comunicación.

  • ORAL

    Aunque este tipo de comunicación suele ir acompañada en gran parte de un lenguaje no verbal que ayuda al entendimiento de lo que la persona quiere decir, muchas veces lo utilizamos por medios en los que solo se oye la voz sin opción a que la otra o las otras personas puedan vernos físicamente, de manera que hay que trata de ser lo más claros posibles, utilizando las palabras correctas de la manera más apropiada para hacer llegar a la otra persona un mensaje claro y libre de confusiones. Cuidado con los tonos, hay que aprender a utilizar los tonos de voz ya que pueden dar impresiones incorrectas. Una persona que hablar por teléfono contando algo de manera exaltada por una gran emoción pero si no es capaz de entre las palabras y los tonos denotar que es emoción lo que se quiere transmitir el receptor puede pensar que es enfado lo que se está transmitiendo o cualquier otro sentimiento negativo. No todo el mundo es capaz de relacionarse con otras personas de una manera clara y correcta. Si es bien que en general todas las personas son capaces de mantener una conversación pero no todas son capaces de hacer llegar un mensaje. Esto nos lleva al siguiente tipo de comunicación verbal

  • ESCRITO

    ¿Cuántas veces hemos mandado un mensaje haciendo una petición y nos han respondido de todo menos lo que queríamos saber? ¿de quién es la culpa? ¿del emisor o del receptor?. A veces del receptor pero en su mayoría del emisor.
    Ante la duda pregúntate ¿quién manda el mensaje? ¿el emisor, no? entonces ¿quién tiene que asegurarse de que el mensaje se ha recibido correctamente y sin malentendidos? Cuando te comunicas de manera escrita tienes que ser muy cuidadoso con las palabras, el uso que das de estas y sobre todo, de los signos de puntuación. No es lo mismo: “no, espere” que “no espere”; en la primera estás pidiéndole a alguien que espere, que no se vaya, mientras que en la segunda le invitas a irse. Además procura escribir de manera correcta y sin faltas de ortografía. Todos cometemos errores, nos comemos tildes y en ocasiones cambiamos alguna “b” por una “v”. Unas veces lo hacemos inconscientemente y otras le echamos la culpa al teclado pero la realidad es que, aunque la mayoría de palabras se entienden con faltas ortográficas, bien porque no tienen una similar o porque el contexto del escrito ayuda a su entendimiento, no siempre tienen el mismo significado pues no es lo mismo “hola” que “ola, tampoco lo es “actitud” y “aptitud”.

COMUNICACIÓN NO VERBAL

Se trata de un tipo de comunicación en la que no se usa la palabra, simplemente se consigue una comunicación mediantes gestos, es una forma de comunicación más universal ya que si no practicas el mismo idioma que la persona con la que te tienes que comunicar este tipo de comunicación puede ayudarte en las peticiones básicas. Eso sí, también es el tipo de comunicación más complejo. A veces este tipo de comunicación puede apoyarse en objetos y señas. Otras veces es la mejor comunicación, sobre todo cuando se mantiene con alguien que conoces bien, ya que con una simple mirada o una mueca sabes lo que te está queriendo transmitir la otra persona. Hay que tener mucho cuidado con este tipo de comunicación ya que en ocasiones es demasiado expresiva y puede jugarte una mala pasada. Si no la controlas, por mucho que uses la comunicación verbal oral, puedes estar reflejando una opinión totalmente contraria con la expresión de tu cara.

 

 

Hasta aquí nuestro pequeño resumen sobre la importancia de una buena comunicación. 

No dudes en compartir.



– Equipo Piknus-

Jennyfer Alonso y Lourdes Fraile

Deja un comentario