La vuelta al cole

342 0

Como decíamos en el artículo de la semana pasada, la vuelta de las vacaciones es difícil, si de por sí los adultos que tenemos menos tiempo y energía para disfrutarlas y aún así nos cuesta imaginad a nuestros peques. Después de un verano cargado de dibujos animados, juegos y aventuras volver a sentarse en un pupitre puede llegar a ser desolador.

Y claro, llegan los lloros y el no querer volver al cole que en realidad a veces nos cuesta más el disgusto a nosotros que a ellos. Para evitar esto lo más sencillo es volver a ilusionarlos con lo que se van a encontrar en el nuevo año escolar, hacerles ver que las aventuras y los juegos no se han acabado solo que serán un poco distintos.

El colegio no tiene por qué ser algo aburrido, le esperan sus viejos compañeros y muchos nuevos que encontrar. También pueden reunirse con antiguos profesores o conocer otros distintos, hay que alimentar su curiosidad y si por el contrario tu peque es una persona tímida, animarle a presentarse a nuevos amigos.

Es cierto que un nuevo curso implica deberes, pero es hora de hacerle comprender que el esfuerzo siempre trae en consecuencias cosas positivas. Claro está, no hay que presionarlo con esto ya que esta idea es algo que hay que aprender poco a poco y con ejemplos sencillos como: si adelantas los deberes de mañana hoy que tienes tiempo mañana podrás disfrutar un rato más de la actividad que te guste.

Una buena idea para que estén aún más ilusionados es hacerle responsables del material que necesitan llevar, ir a comprarlo juntos, que todo lo que puedan elegir sea cosa suya. Además tanto como si comprais cosas nuevas como si reciclamos las antiguas, si se tiene en cuenta su opinión de lo que quiere o lo que no, estarán más ilusionados.

Para que pueda disponer del tiempo suficiente para sus actividades, descansar y comer tranquilamente, hay que enseñarles a seguir un horario y no variarlo mucho los fines de semana. Con esta rutina estaremos descansados y de buen humor para afrontar cada día el reto del colegio.

Al final de la jornada escolar, como no todo es el cole, pensad en una o varias (según el tiempo que dispongan los peques y los no tan peques…) actividades extraescolares. Esto implica que sea algo que les pueda gustar a los niños, de lo contrario no lo disfrutaran y más que ser algo que pueda hacerlos que se relajen después de un duro día de estudio, será una obligación más.

Por último no lo olvidéis, lo que más necesitan es saber que cuentan con nuestro apoyo para esta nueva etapa.

Os deseamos que vuestra vuelta sea lo más feliz posible, y recuerda si eres un padre preocupado por los retos que se avecinan este curso puedes contar con el equipo Piknus. Tenemos algunas soluciones para que tus hijos puedan estudiar con seguridad, no dudes en contactarnos para informarte sin compromiso alguno.

-Equipo Piknus-

Lourdes Fraile y Jennyfer Alonso.

Deja un comentario